¿Cómo abrir cerraduras de seguridad?

La apertura de cerraduras de seguridad es uno de los servicios más demandados por nuestros clientes. Por eso en Click Cerrajeros conocemos las técnicas más novedosas para abrir cerraduras de seguridad evitando, en la medida de lo posible, causar daño alguno en las mismas. Enseguida veremos cómo abrir una cerradura de seguridad, pero antes es necesario saber qué es y en qué consiste su mecanismo para poder entender las diferentes técnicas de apertura.

¿Qué és una cerradura de seguridad?  

Los robos en los hogares están a la orden del día. En los tiempos que corren hay especialistas en tratamiento y forzamiento de cerraduras que, en algunos casos, son tan silenciosos y sigilosos que no dejan huella. Una cerradura de seguridad es aquella que ha sido reforzada mediante su mecanismo para aguantar diferentes tipos de ataque. Existen varios tipos de cerradura pero las podemos clasificar en dos grandes grupos:

  1. Cerraduras embutidas. Son aquellas que no se ven ya que están integradas en el interior de la puerta. Son las cerraduras que llevan las puertas blindadas y puertas acorazadas.
  2. Cerraduras de sobreponer. Son cerraduras a la vista que se pueden ver desde el interior de la vivienda, se suelen instalar en puertas de madera maciza o en puertas blindadas en forma de cerrojo y como segundas cerraduras.

Ambas pueden ser cerraduras simples o de seguridad, es decir, con un sistema avanzado que aumenta sustancialmente la seguridad en la puerta de entrada. Las partes de la cerradura que interactúan con la seguridad, son las que conseguirán retener cualquier intento de apertura forzosa, y decimos retener porque todas las cerraduras se pueden abrir. Es cuestión de técnica, herramientas y tiempo. Cuando hablamos de seguridad en aperturas, hablamos de cuánto tiempo podemos ganar frente a la violación del mecanismo.

Una cerradura de seguridad puede ser simple o de varios puntos. Llamamos cerradura simple a aquella que ancla la puerta por un solo punto, mediante un bulón de acero. Las cerraduras de varios puntos disponen de anclajes múltiples distribuidos a lo alto de la puerta, es decir, cuando echas la llave salen diferentes tubos macizos de acero longitudinalmente.

Todas las cerraduras de seguridad tienen un cuerpo principal o caja donde se ubica el mecanismo de apertura. Esta caja suele tener una pieza extraíble llamada bombín, cilindro o bombillo. El bombín es la pieza por donde se inserta la llave y es una pieza “puente” entre el exterior de la puerta y el interior de la cerradura, por lo tanto una pieza vital en cuanto a seguridad. Es por eso que actualmente, dada la importancia de proteger el bombín, muchas cerraduras de seguridad disponen de un escudo de seguridad, que no es más que un armazón que rodea el bombín con una coraza de acero para aumentar la seguridad frente a los ataques agresivos.

¿Cómo abrir una cerradura de seguridad?

Existen muchos métodos de apertura basados en el estudio interno de las cerraduras. Mientras los cerrajeros pasamos gran parte de nuestra vida estudiando, desmontando y analizando las vísceras de las cerraduras para acudir al rescate de gente que no puede entrar en sus viviendas, las marcas continuamente están evolucionando para codificar y dificultar la intrusión en esas viviendas. Y entre estos dos campos está el ladrón intentando acceder a las técnicas de los cerrajeros para robar las viviendas. Es por eso por lo que no podemos detallar exactamente cómo abrir una puerta de seguridad. Las diferentes técnicas que usamos en cerrajería de urgencias son las siguientes:

  • El método bumping es una técnica de percusión. Mediante una llave especial y golpeando dicha llave se consigue, por el efecto bola, alinear los pines del bombín y liberar el rotor.
  • El ganzuado es una técnica maestra que requiere de mucha práctica y conocimiento. Mediante las ganzúas y un tensor, se consigue alinear los pines uno a uno  y liberar el rotor que acciona la cerradura. Esta técnica es la más compleja y no se puede aplicar en todos los casos, por lo tanto es la menos frecuente en los robos. No obstante, es una técnica de apertura limpia y no deja ningún rastro.
  • La técnica del anzuelo y de la mirilla son parecidas en cuanto a fin pero diferentes en cuanto a forma. La finalidad de ambas es accionar la apertura mediante la propia manivela con diferentes artilugios.
  • La apertura por radiografía o mica solo sirve en algunos casos donde la seguridad es muy baja y se acciona el resbalón a través de un deslizado.
  • El fresado o taladro se utiliza en cerraduras de seguridad donde no hay posibilidad de abrir mediante las otras técnicas. Generalmente se taladra en un punto muy concreto que varía en cada marca y modelo de cerradura, haciendo el mínimo daño para que, una vez abierta, se proceda a la sustitución de esa parte de la cerradura.
  • El extractor es una herramienta que utiliza un mecanismo similar al gato del coche. Se inserta un tornillo de alta resistencia en la bocallave del bombin. Este tornillo se usa para que el extractor se agarre a él y mediante su mecanismo de tracción, succione el bombin hasta partirlo en dos. y generar una ventana por la cual podemos acceder al mecanismo

En definitiva, cada servicio de apertura requiere de un análisis completo. ¿En qué situación estamos?; ¿Qué cerradura tenemos delante?; ¿Está echada la llave o simplemente cerrada la puerta de golpe?; ¿Están las llaves puestas?; ¿Cuánto tiempo disponemos (hay un peligro inminente, urgencia, incendio, bebé, enfermo, muerto)?; Todas estas preguntas hacen que cada situación requiera de un tipo de apertura u otra.

¿Qué puedo hacer si no tengo una cerradura de seguridad?

Como hemos explicado, hay puertas con cerraduras de seguridad y otras que no. Si tienes una cerradura de seguridad siempre puedes incrementar su eficacia sustituyendo alguno de sus elementos como el bombín o el escudo de seguridad por uno más avanzado. Hay muchas cerraduras de seguridad que se fabricaron hace más de 10 años y ya han quedado obsoletas.  Si no tienes una cerradura de seguridad en Click Cerrajeros Madrid recomendamos que al menos se instale una segunda cerradura de seguridad en cada puerta, como los cerrojos Fac de seguridad, ya que consiguen generar una fuerza disuasoria excelente.

Ante cualquier duda o aclaración podemos asesorarte sobre tu cerradura y cómo incrementar la seguridad con un coste mínimo de inversión. Envíanos una foto de tu cerradura por mail

Si buscas a una empresa de confianza y pionera en el sector ¡Llámanos al 91 291 84 92!.

¡Llámanos Ahora!

91 291 84 92

Disponibles las 24 horas al día los 7 días de la semana