Las puertas blindadas o acorazadas son una excelente opción porque te permiten disfrutar de un hogar más seguro; eso sí, necesitan un sistema de bloqueo para potenciar esa protección y garantizar tu mayor seguridad. El problema viene cuando este sistema tiene muchos años y necesitas sustituirlo por uno nuevo; por eso, a continuación te mostramos cómo cambiar la cerradura de una puerta blindada antigua.

¿Por qué cambiar la cerradura de una puerta blindada?

A continuación te mostramos los motivos más habituales por los que es necesario cambiar la cerradura de una puerta blindada.

  • La cerradura blindada empieza a deteriorarse: es posible que su funcionamiento se vea afectado. Es cierto que estos sistemas de seguridad están pensados para durar un largo período de tiempo; el problema es que, incluso en estos casos, tienen una vida útil y, tras este período de tiempo, es necesario cambiarla. Para que te hagas una idea, lo más recomendable es que cambies la cerradura de una puerta blindada, como mucho, cada 5 años.
  • Pérdida de las llaves de la cerradura: también es posible que sea por un robo; lo más recomendable es cambiar la cerradura para evitar robos.
  • Compra o alquiler de una vivienda o local: es muy habitual cambiar la cerradura para garantizar una mayor tranquilidad.
  • Modernización: aunque realice su función correctamente, es posible que busques una cerradura más moderna, para que encaje con el diseño actual de la vivienda. En Click Cerrajeros te recomendamos apostar por las últimas innovaciones tecnológicas e instalar una cerradura digital.

Puerta blindada antigua

Tipos de cerradura para puertas acorazadas

Las cerraduras para puertas acorazadas son una de las alternativas más demandadas, ya que están pensadas para garantizar la seguridad de tu vivienda o de tu local. A continuación te mostramos los distintos tipos de sistemas de seguridad que puedes escoger:

  • Cerradura blindada cilíndrica: es la más habitual en los hogares; también denominada cerradura Europea, esta alternativa se caracteriza por tener, como pieza central, la forma de un cilindro.
  • Cerradura blindada empotrada o embutida: también es muy habitual en las viviendas y es muy recomendable para aquellos hogares que disponen de cerrojo y quieren añadirle un sistema de seguridad extra. Esta opción se caracteriza por estar empotrada en la puerta y solamente deja visible el hueco para introducir la llave; es muy habitual en las puertas de madera.
  • Cerradura blindada sobrepuesta: suele encontrarse en las verjas exteriores de las comunidades de vecinos; para abrir la puerta, lo único que tienes que hacer es presionar un interruptor. Su grado de seguridad depende del material con el que se fabrica la cerradura.
  • Cerradura blindada multipunto: su seguridad se localiza en los anclajes y puntos de seguridad que la componen; es muy habitual en las puertas acorazadas y macizas.
  • Cerradura blindada digital o electrónica: suele contar con una ranura para deslizar o introducir una tarjeta; también puede tener un teclado numérico. Es muy habitual ver este tipo de sistemas de seguridad en fábricas o grandes empresas, aunque cada vez es más común en viviendas que desean una mayor seguridad.

Cómo cambiar la cerradura de una puerta blindada antigua: paso a paso

Para poder cambiar la cerradura de una puerta blindada antigua, lo primero que necesitas es saber y tener a tu disposición las herramientas que vas a utilizar para ello:

  • Cerradura de recambio.
  • Destornillador.
  • Llave de la antigua cerradura.
  • Taladro.
  • Lápiz.
  • Regla.

En el caso de que la nueva cerradura encaje perfectamente en el hueco de la antigua, lo único que necesitarás será la pieza de recambio y el destornillador. Cuando ya tengas todos los materiales, a continuación te mostramos los pasos para cambiar la cerradura de una puerta blindada antigua.

Cerradura de una puerta blindada antigua

1. Extrae el pomo de la puerta

Lo más recomendable es que abras la puerta y, en la cara interior de la misma, quites los tornillos que sostienen el pomo o la manilla. Cuando los hayas quitado podrás tirar de él y extraerlo.

2. Quita el embellecedor

El embellecedor, también conocido como escudo, es una placa que permite ocultar el bombín y la parte del mecanismo de la puerta; además, protege la cerradura. Una vez quitado el pomo, el embellecedor queda al descubierto y, para quitarlo, tienes que extraer los tornillos de sujección.

Estos se ubican en la cara interna, donde se encuentra el pomo; cuando los quites podrás retirar el embellecedor, ya que al quitar los tornillos se quedará floja.

3. Saca el bombín

El bombín, bombillo o cilindro, es lo siguiente que tienes que sacar. Es muy importante destacar que cambiar el bombín de una puerta blindada no es lo mismo que sustituir la cerradura por una nueva; sustituir el bombín es parte del proceso para cambiar la cerradura completa.

Para cambiar el bombín, tienes que introducir la llave, con la puerta abierta, y girar un poco. En el canto de la puerta encontrarás el tornillo de sujección del bombín; se trata de un tornillo grande y largo. Cuando lo hayas desatornillado podrás extraer el cilindro; para ello, tienes que girar la llave y tirar del bombín hacia ti.

4. Quita el fleje del canto

La cantidad de tornillos que sujetan el fleje varían según el número de anclajes de la puerta y el modelo de la cerradura; es importante destacar que no muy pocos y más grandes que los que sujetan el mecanismo de la cerradura.

En el caso de las puertas de anclaje multipunto, lo primero que tendrás que hacer es quitar la chapa protectora del canto.

Además, te recomendamos que, una vez extraída toda la cerradura, guardes los materiales que estén en buen estado de la cerradura en una bolsa, por si te sirven en el futuro.

5. Coloca la nueva cerradura

Si la nueva cerradura encaja perfectamente en el hueco de la antigua, lo único que tienes que hacer es limpiar bien los agujeros, para retirar cualquier viruta o residuo que pueda impedir su correcta instalación; para ello, lo mejor es usar un cepillo o una sopladora.

Después, solo tienes que colocar el fleje del canto en la puerta con todos los tornillos. A continuación tienes que instalar el nuevo bombín y fijarlo con el tornillo más grande. Antes de continuar, debes comprobar que el nuevo sistema funciona; para ello, debes girar la llave y comprobar que se activan los pestillos y pines.

Cuando hayas comprobado que funciona correctamente, el siguiente paso es poner el nuevo escudo embellecedor en la parte exterior, así como la nueva chapa en la parte interior. Después debes ajustar los tornillos y comprobar que todo se mantiene de forma firme. Para finalizar, lo único que tienes que hacer es fijar el pomo, atornillarlo y comprobar que gira bien.

¿Ves? Cambiar la cerradura de una puerta blindada antigua es un proceso sencillo que no te llevará mucho tiempo. En cualquier caso, para garantizar la máxima seguridad de tu vivienda, lo más recomendable es que apuestes por profesionales, como los que trabajan en Click Cerrajeros.

Call Now ButtonLlamar Ahora